El Teatro Laboratorio de Grotowski: disolución y diáspora

Por  |  1 Comentario

Jerzy Grotowski

En 1959, en el pequeño pueblo polaco de Opole, los jóvenes Jerzy Grotowski y Ludwik Flasz dieron a luz uno de los proyectos artísticos más innovadores del siglo XX: el Teatro Laboratorio. Poco más de dos décadas después, a pesar del enorme prestigio internacional que alcanzara, ese proyecto se disolvió en medio del silencio generalizado. ¿Qué precipitó la disolución del Teatro Laboratorio? ¿Por qué el público y la crítica reaccionaron indiferentes ante la «muerte» de la gran obra de Grotowski? Robert Findlay y Halina Filipowicz, a través de un análisis de los dilemas estéticos, políticos y personales del Teatro Laboratorio, ofrecen algunas respuestas en este excelente ensayo, al tiempo que hacen una radiografía de esa experiencia artística que, como las letras de Herbert y Solzhenitsin, saltó las fronteras del autoritarismo soviético para dejar su huella en el mundo entero.

 

 

Robert Findlay y Halina Filipowicz

La muerte del Teatro Laboratorio polaco de Jerzy Grotowski, el 31 de agosto de 1984, tras 25 años de existencia, pasó desapercibida en los Estados Unidos (y probablemente en cualquier otro país del mundo). Para entonces, esto había sido presagiado por el comunicado del 28 de enero de 1984, firmado por todos los miembros del grupo que seguían en Breslavia, publicado originalmente por Gazeta Robotnicza y reproducido por los periódicos polacos Dialog y Odra. Pero la clausura y disolución oficiales, en agosto de 1984, no detonaron una respuesta extensiva ni en la prensa internacional ni en las revistas especializadas de teoría y práctica dramáticas. No hubo tributos inmediatos para alabar lo que había sido una operación verdaderamente única.

Uno podría preguntarse el porqué de lo anterior. Después de todo, ésta había sido una compañía de teatro experimental que, durante el periodo de finales de los años sesenta y principios de los setenta, había inspirado grandes elogios a nivel internacional. Grotowski fue laureado como el innovador teatral más importante desde Stanislavski y Brecht, y su compañía, considerada de las más disciplinadas, fue aclamada como un grupo de artistas inspirados dispuestos a consagrar el siglo XX en materia dramática. En diversos puntos del mundo, los espectadores fueron paralizados por el poder de obras maestras como Akropolis (basada en la obra de 1904 de Stanislaw Wyspianski), El príncipe constante (basada en la obra de Calderón, adaptada por Juliusz Slowacki) y Apocalypsis cum figuris (desarrollada a partir de diversos pasajes de la Biblia, la poesía de T. S. Eliot, Los hermanos Karamazov de Dostoievski, y La consciencia sobrenatural de Simone Weil). Simplemente como un punto de historia dramática, uno supondría que la operación teatral de Grotowski hubiera sido considerada un verdadero acontecimiento. Si, por ejemplo, el Teatro de Arte de Moscú hubiera cerrado de manera permanente sus puertas al público, después de 25 años, uno podría presumir que sería notado considerablemente por el mundo. (El Teatro de Arte de Moscú, por cierto, sigue existiendo oficialmente como institución.) O si mañana el Ensamble Berlinés, de pronto, por la razón que sea, decidiera separarse, uno esperaría que la noticia se propagara de manera inmediata.

Las primeras notificaciones en inglés de la clausura oficial del Teatro Laboratorio aparecieron, insólitamente, en dos libros publicados a mediados de los ochenta: The Theatre of Grotowski, de Jennifer Kumiega y Grotowski and His Laboratory, traducido y «recortado» por Lillian Valle y Robert Findlay. Ninguno de los dos libros, sin embargo, hizo algo más que simplemente mencionar la clausura. Hay poca consideración por las razones tan complicadas que quizá detonaron la decisión de disolver la compañía. Sin embargo, dos años más tarde, las razones se volvieron un poco más claras como para poder ser discutidas.

El dilema estético

 

En 1959, el desconocido director de teatro de 26 años, Jerzy Grotowski y el joven pero más o menos establecido crítico Ludwik Flaszen fundaron, en el pueblito de Opole, Polonia, un pequeño grupo de teatro experimental (El teatro de las 13 filas) que, eventualmente, sería conocido como el Teatro Laboratorio para alcanzar fama y reconocimiento mundiales. De los actores fundadores del grupo que Grotowski dirigió en producciones como Orfeo de Cocteau y Caín de Byron, dos –Zygmunt Molik y Rena Mirecka– permanecieron con la compañía hasta su clausura y disolución 25 años después. Un tercer miembro fundador, Antoni Jaholkowski, permaneció hasta su propia muerte de cáncer en septiembre de 1982. En 1961, otros dos miembros importantes, Zbigniew Cynkutis y Ryszard Cieslak, se unieron al grupo y se quedaron hasta la clausura en agosto de 1984. Después, a mediados de los sesenta, Stanislaw Scierski y Elizabeth Albahaca se unieron a la compañía. Scierski estuvo con el grupo hasta su suicidio en 1983, mientras que Albahaca permaneció hasta el final.

Print Friendly

Cuadrivio, revista de literatura, política, ciencias y artes.

1 comentario

  1. Sugel

    mayo 16, 2012 at 3:23 pm

    Quizás una de sus grandes revoluciones fue introducir en la pedagogía actoral el descubrimiento del cuerpo del actor, el dominio de su voz y la potencialidad del silencio. Una liberación de las antiguas técnicas actorales occidentales presas de la relación intelectual con las palabras. conocedor del hinduismo, del yoga, del teatro japonés, concebía el teatro como un espacio sagrado, en el que actores y espectadores asistían a un rito marcado por el protagonismo del cuerpo preparado, sin artificios escénicos, sin luces, sin telones, en donde las voces y cantos de los actores eran la propia música; el público ya no asistía a sentarse en cómodas butacas y observar lo que ocurría frente a sus ojos, asistía a ser parte del espacio arquitectónico de la representación, pues para Grotowski el teatro no necesitaba nada más que un actor y un espectador y en esta relación basó todo su trabajo; de ahí el impulso e inauguración del denominado Teatro Pobre.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>