La insoportable falibilidad del canon

¿Qué es el canon literario? En este número ponemos en duda el canon pero también a quienes cuestionan lo canónico.

 

Leer a los clásicos dilata nuestros horizontes, refina y agudiza nuestra sensibilidad, nos vuelve más humanos. Y cómo no: quienes habitan el panteón de la literatura (habitualmente llamado «canon») están ahí porque elevaron la función poética del lenguaje a sus crestas más altas; porque descubrieron y revelaron la universalidad de lo humano; porque décadas y hasta siglos después, siguen siendo leídos y su lectura sigue derritiendo el mar de hielo que congela nuestro interior. Nos da gusto que la gente lea a Cervantes y Rubén Darío antes que a Stephenie Meyer; recomendamos la lectura de Rosario Castellanos antes que la de Murakami. Porque se trata de plumas canónicas. Porque representan lo mejor. Pero ¿quién erigió el panteón y repartió los salvoconductos para entrar en él? ¿Quién o qué determina lo que es mejor y cómo? ¿Será que nuestros autores más venerados devinieron en canónicos gracias a la arbitrariedad de unos cuantos y a circunstancias históricas que nada tienen que ver con lo estético? ¿Será que otros autores, y no ellos, deberían poblar el canon?

En este número de Cuadrivio ponemos en duda el concepto de canon pero también a quienes cuestionan lo canónico. No hay un orden para ingresar en la discusión: el lector puede comenzar donde le plazca y continuar por el camino que guste, que cada invitado le revelará un aspecto distinto del problema. En uno de los senderos, César Cañedo y Ana Laura Magis cuestionan la parcialidad y el espíritu excluyente del canon literario, él desde la figura de Salvador Novo y la vindicación de la «literatura homosexual», ella desde la crítica de El canon occidental de Harold Bloom y una revalorización de Margaret Cavendish y William Shakespeare. En otro sendero, Mario Murgia y Alberto Montaner desmantelan los argumentos centrales de los detractores del canon y muestran que hay tantas formas de acercarse a los cánones literarios y (re) configurarlos como lectores hay en la Tierra, y que, de hecho, el canon por antonomasia, cerrado e impositivo, nunca ha existido. El tercer sendero lleva al insospechado territorio de la otredad: partiendo de las experiencias poéticas en las lenguas mixe y rarámuri, Yásnaya Aguilar demuestra que lo literario y el canon son construcciones completamente occidentales, al tiempo que invita a descubrir diferentes formas de entender la literatura.

Porque, nos guste o no, lo literario también está inextricablemente unido a la industria y la economía, Julia Constantino desmenuza el influjo de la traducción literaria en la formación y transformación de los cánones nacionales y «universales», y Mariana Pedroza devela el nocivo papel que las editoriales comerciales suelen desempeñar en la literatura y las decisiones de los lectores.

Con esta edición no perseguimos la destrucción de un canon, mucho menos la construcción de otro –nuevo o «alternativo». Tampoco pugnamos por la abolición de toda posibilidad de formar cánones literarios. Nuestro propósito es sembrar dudas e inquietudes sobre algunos de los temas más caros a cualquier lector: la posición de los escritores consagrados, la naturaleza de los corpus de obras que deben ser leídas porque representan lo más granado del arte y la cultura. Si hay una certeza, es la de que el canon literario, tanto para sus defensores como para sus detractores, es insoportablemente falible; que incluso las certidumbres más nobles o progresistas deben ser cuestionadas, pues lo que leemos y cómo lo leemos no obedece solamente al deseo de disfrutar y cultivarse, sino también a poderosos condicionamientos históricos y socioculturales.

 

 

—RAMSÉS LV

 

(Visited 50 times, 1 visits today)

Posted by Ramsés LV

Es fundador y director de Cuadrivio. En 2013 obtuvo el Premio Nacional Luis González a la mejor tesis de licenciatura y en 2014 El Colegio de Michoacán publicó su libro «Contrainsurgencia en América del Norte. Influjo de Estados Unidos en la guerra contra el EZLN y el EPR». Textos suyos han aparecido también en HermanoCerdo, Escenarios XXI, Tierra Adentro y Playboy México.