El arte a las calles: el Street Art Museum de Ámsterdam

Por  |  0 Comentarios

Violeta Tavizón

 

Actualmente los museos deben expandir su campo de acción más allá de sus muros. Los museos se han convertido en espacios públicos, y a su vez, los espacios púbicos están siendo utilizados como una importante plataforma para distintas actividades diseñadas por los museos; en esta nueva manera de gestión del patrimonio, es importante encontrar audiencias no solo adentro de los recintos museísticos, sino también afuera del edificio. Sin embargo, la concepción del museo se ha transformado, así como la experiencia que todos tenemos con el arte.

En este sentido hace unos meses tuve la fortuna de conocer a un curador y empresario de origen australiano pero que actualmente radica en Ámsterdam, Erik Schilp, quien mencionó un museo en el que participó cuando se construyó el proyecto que lo sustenta, mismo que realmente me llamó la atención: The Street Art Museum. Parafraseando algunas de las cosas que me platicó, Schilp observaba que las audiencias actualmente son muy cambiantes, menos fáciles de definirse, ya que sus intereses y gustos se van transformando rápidamente, mucho más que antes; también apuntaba que ahora más personas prefieren experiencia sobre originalidad. Analizando un poco sus palabras, considero que en la actualidad los espacios expositivos no deben ser únicamente un medio para exhibir un acervo; ahora se le debe de dotar al visitante de una experiencia que le permita ver el mundo a través de una distancia estética, convirtiendo a los museos en espacios donde se compartan redes de conocimiento con miradas polifónicas y con sistemas de lenguaje en distintos niveles de acuerdo con los públicos que llegan.

Sin ahondar tanto en estas reflexiones sobre lo que debe o no debe hacer el museo del siglo XXI, el ejemplo del Street Art Museum demuestra cómo el concepto de «museo» se está transfigurando en otra cosa.

El grafiti, que predomina en el Street Art Museum, es una técnica pictórica controversial, ya que se ha discutido mucho si se le puede considerar arte o no. En mi opinión, el grafiti como instrumento de expresión artística, y no solo como pintas y tags sobre muros, es un arte efímero, en ocasiones destinado a desaparecer, ya que sobre él se puede pintar otra cosa hasta que quede cubierto por capas y capas de pintura. Además el grafiti artístico es sinónimo de activismo estético, juega un poderoso rol político y social.

El Street Art Museum tiene por objetivo crear, explorar, documentar y preservar el movimiento de democracia que el arte tiene en la calle, convirtiéndose en uno de los primeros museos en su tipo en el mundo. Para este museo, el arte es una herramienta para conectar a la gente dentro de la comunidad, además de que crea trabajos para los curadores locales jóvenes. En su página se puede encontrar el manifiesto que justifica el porqué de su creación, entre algunas cosas, me ha parecido importante destacar un par de puntos: los ecomuseos son espacios donde el arte y las historias convergen, y darle al arte callejero una función como herramienta para conectar a la gente con la comunidad.

El museo cuenta con una colección de 150 trabajos y tal como los curadores anotan en su página, la colección siempre está creciendo. Los murales están hechos tanto por artistas locales como por otros de talla internacional. El museo también tiene talleres que se van desplazando a distintos espacios cercanos a donde se encuentran los murales. Estos workshops, como el de caligrafía o el que enseña a pintar como Banksy, están dirigidos principalmente a los jóvenes.

Una de los nuevos conceptos de la museología del siglo XXI es dotar de experiencias al visitante. John Dewey señala en su libro El arte como experiencia, que una experiencia es una interacción, una reorganización de las energías, un conjunto de situaciones y episodios espontáneos, que reunidos en un todo se conservan como un recuerdo perdurable en nuestra memoria. Por eso, «crear experiencias» no es cosa sencilla, sino algo bastante complicado que implica un trabajo en equipo y un cambio de paradigmas en la manera de trabajar. El Street Art Museum es un claro ejemplo de la transformación que los espacios museológicos están teniendo, en este caso, la ciudad se ha convertido en un museo y los espacios considerados de vandalismo se han transformado en lugares estéticos.

 

 

Diez imperdibles en torno al Street Art Museum

 

  1. Como no es fácil ir a Ámsterdam y mucho menos visitar los 150 grafitis que tiene en su colección, revisa su página web www.streetartmuseumamsterdam.com, en la que se pueden ver todos los proyectos callejeros y cómo muchos de ellos han impactado en las comunidades.

 

  1. En la misma página te recomiendo que entres a la pestaña «Colección», ahí podrás ver la mayoría de los grafitis y apreciar cómo éstos convergen con la arquitectura de Ámsterdam.

 

  1. Síguelo también por Instagram, ya que constantemente el museo sube videos y fotografías de los murales, de los proyectos y de los artistas en plena acción.

 

  1. Reflexiona en este gran proyecto: a partir de una propuesta en la que se reunió una comunidad multidisciplinaria de personas, en equipo se construyó un proyecto que tuviera por objetivo contrarrestar creativamente el vandalismo, fomentar el arte urbano y ser autosustentable económicamente, ya que los workshops y tours tienen un costo que ayuda al museo a generar más proyectos.

 

  1. La museología holandesa está contribuyendo en gran medida a cambiar los paradigmas del museo. Te invito a que escuches en TED Talks la charla de Erik Schilp sobre cómo tenemos que repensar los museos.

 

  1. En la página del museo, revisa también las noticias que periódicamente se suben vinculadas al movimiento del arte callejero que tiene el Street Art Museum.

 

  1. También es interesante conocer lo que los visitantes opinan sobre este atípico museo. En la página, siempre de lado derecho, encontrarás un módulo de tripadvisor dónde los visitantes han vertido numerosos comentarios sobre las visitas guiadas del museo.

 

  1. Si te interesa ver más allá de la propuesta y conocer cómo están organizados y quiénes son los que integran el equipo del museo, también en la página podrás encontrarlo; conocerás a todos los especialistas que entre 2016 y 2017 han colaborado en el proyecto.

 

  1. En el Street Art Museum vale la pena ver los grafitis que se insertan en el programa «Del vandalismo al arte», en el que se pueden apreciar obras impresionantes de artistas de la comunidad que han cambiado completamente la estética urbana de Ámsterdam.

 

  1. Es interesante analizar cómo el grafiti se comporta en distintas ciudades, por ejemplo, mientras que el Street Art Museum en Ámsterdam trabaja por la conservación, difusión y fomento al arte callejero, ciudades como San Francisco en Estados Unidos tienen por ley prohibido el grafiti, que está etiquetado como un acto vandálico, no importa el autor; incluso si es de Banksy el grafiti se tapa con pintura. Por ello te recomiendo ver el documental Saving Banksy, que te dará otra perspectiva acerca del grafiti y de su conservación.

 

 

 

___________

Violeta Tavizón (1977) es curadura, historiadora y maestrante en Filosofía e Historia de las Ideas. Actualmente trabaja para el Museo de Guadalupe del INAH y colabora con La Jornada Zacatecas en la sección «El templo de las musas» del suplemento «La Gualdra».

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *