Un cruce de caminos

Como el viejo Allan Bloom en Vermont, Cuadrivio llega al mundo de los ordenadores y la banda ancha con el único afán de ejercitar aquello que nos distingue como seres humanos: el don de la palabra y la voluntad de intercambiarla y compartirla. Bienvenidos a la primera edición de este multiforme cruce de caminos.

La belleza natural de Vermont, cuenta Saul Bellow, con sus hayas, fresnos, robles y abedules, dejaba impasible a Allan Bloom. El viejo profesor de filosofía prefería citar el Fedro de Platón y se excusaba diciendo que Sócrates rara vez salía de Atenas «porque los árboles, incluso los más distinguidos, son incapaces de entablar conversación». Esta aparente aversión de Bloom por la naturaleza y sus encantos era en realidad una pasión irreprimible por la convivencia humana y por uno de sus frutos exclusivos: la conversación. Únicamente los seres humanos podemos conversar y, al hacerlo, intercambiamos ideas, opiniones y sentimientos, forjamos amistades y cultivamos afectos. Conversar es, quizá, el fundamento primigenio de la sociedad.

La mayoría de las revistas culturales nace para sacudir –o pretender sacudir– la conciencia de un país o el letargo en que se encuentra la crítica. Otra parte, menor pero considerable, lo hace para estimular una vanguardia artística o desatar una borrasca que trastoque el orden establecido. Una revista digital como Cuadrivio, en cambio, difícilmente podría proponerse (y menos aún alcanzar) estas metas; y, por otro lado, no es lo que pretende. En Cuadrivio simplemente queremos conversar con los lectores que deambulan por la selva de los ordenadores y la banda ancha. Así, sin mayores pretensiones, sin otro afán que ejercitar, como Allan Bloom, aquello que nos distingue como seres humanos: el don de la palabra y la voluntad de intercambiarla y compartirla.

Abriremos nuestra tertulia con un dossier dedicado a temas de irrecusable pertinencia. En este primer número, en parte para introducirnos y en parte para justificarnos, Mauricio Salvador y Joaquín Guillén Márquez reflexionan en torno a la revista digital y a los dilemas de la literatura en la era del internet. ¿Vale la pena editar una revista digital cuando editores y patriarcas de la cultura recelan de las nuevas tecnologías y se resisten a admitir que éstas han traído consigo un vendaval de saludables (aunque riesgosas) transformaciones? ¿Cuáles son las posibilidades de una literatura que, como la de hoy, se cuela en los microprocesadores y sus inmensas bases de datos? Los ensayos de Salvador y Guillén Márquez adelantan algunas respuestas.

Al dossier le acompañará nuestra sección literaria (el plato fuerte de Cuadrivio), con sus cuentos, poemas, ensayos y notas.  Vendrá luego, para animar la charla en su punto más elevado, el ambicioso Cuadrivio proteico, sala de recepción de la delicia periodística y el texto híbrido y versátil. Porque la ciencia es el motor del progreso, y porque nada como la ciencia nos acerca tanto a la comprensión del mundo en que vivimos, ofreceremos en Ciencias ensayos y artículos de divulgación. En la necesaria Política fomentaremos el debate y la interpretación de los acontecimientos políticos contemporáneos. A pesar de repudiar el autismo y la autocomplacencia que en ocasiones se apoderan de los académicos, tendremos en Academia un espacio abierto a lo mucho que el medio universitario puede ofrecer al gran público. Artes será el remanso para dialogar con la crítica y disfrutar de la belleza de las artes plásticas y visuales en todas sus manifestaciones. Finalmente, mediante reseñas y relecturas, invitaremos al lector a explorar nuevos horizontes en nuestros Libros y le guiaremos, en Zoo, a través de la fauna literaria virtual que conforman las revistas digitales y los blogues culturales que pululan en la red.

Cuadrivio es un proyecto editorial comandado por jóvenes conscientes de la mediocridad que impera en las publicaciones virtuales. Es por eso que, no obstante nuestra falta de recursos, hemos cuidado cada uno de nuestros procesos editoriales y hemos puesto especial esmero en nuestra selección de materiales. Si conversar y alentar la producción juvenil, si salir al mundo con muchas ganas y poco dinero para ofrecer una revista de calidad, representa algo «revolucionario», «transgresor» o «alternativo» (adjetivos que, de tan recurridos, se han vuelto inofensivos), o si, cuando menos, vale la pena hacerlo, es algo que está por verse. Mientras tanto, caro lector, celebremos el placer de conversar en este cruce de caminos que es Cuadrivio.

—RAMSÉS  LV

(Visited 45 times, 1 visits today)

Posted by Ramsés LV

Es fundador y director de Cuadrivio. En 2013 obtuvo el Premio Nacional Luis González a la mejor tesis de licenciatura y en 2014 El Colegio de Michoacán publicó su libro «Contrainsurgencia en América del Norte. Influjo de Estados Unidos en la guerra contra el EZLN y el EPR». Textos suyos han aparecido también en HermanoCerdo, Escenarios XXI, Tierra Adentro y Playboy México.