Zoología femenina

Por  |  0 Comentarios

 

«Mujer elefanta», © Valeria Hernández, 2011

 

Eva Castañeda

 

 

Mujer Elefanta

 

La inteligencia es una música pausada que encumbra lo que toca,

un advenimiento que funda.

Ella lo sabe.

 

Monumental, inmensa,

su cuerpo principia en la orilla de una ciudad redonda,

abarca la hierba y el huracán.

Sabia toca la impaciencia

y la detiene. Su mano templa.

 

Ha transitado por la puerta del tiempo,

conoce la ruta de la vida y sus jardines

          de la vida y sus abismos.

 

Afiló su oído y su cabeza se hizo grande

para desenredar nudos y encontrar

en lo minúsculo el timón.

Ella sabe del temblor que acecha

y se previene.

 

Matriarca, mujer elefanta, matriarca:

aprendiste el río que salva de la muerte,

grabaste en tu carne el camino,

por él los condujiste.

 

En tu frente brilla la ancestral inteligencia.

 

 

Mujer Cebra

 

Antigua la mano que dibuja en la carne la raya.

Negra.

Atraviesas el ojo y la pestaña como el animal que cruza la montaña.

Llegas.

Tu piel dice: verbo. Belleza. Reflexión.

 

Afinas la sombra y la acomodas.

Vértice.

Vacías tu oído del ruido,

aclaras la noche que andas.

Trazas.

 

Despacio alumbras tu cuerpo.

Calma.

Bordes y límites.

Intacta permaneces.

 

 

Mujer Jirafa

 

Mujer giganta me han llamado,

se entreabre la tierra

y sus anillos se acomodan en mi cuello.

Mi cuerpo cruza el desierto, el asfalto

como flecha erguida.

 

Es cierto, todo lo alcanza mi lengua kilométrica,

mis piernas alargadas hasta la infinitud de lo inacabado.

 

Lo alto es la punta de un blanquísimo mutismo,

la copa quebrada de un árbol que yo alcancé.

Con el sueño me hice un manto de relámpagos,

humo esparcido entre la oscuridad.

 

Lo vi todo:

el agua en mi carne,

la sal palpitando,

el mendrugo de la tarde.

 

Caminé sonora entre las cosas de la vida:

una calle, la hormiga, una sílaba.

Me negué a dormir porque al despertar

un pedazo de la idea estaría asfixiada.

 

Lo vi todo:

y sólo giré el cuello.

 

 

Mujer Gata

 

Larguísima,

tendida en tu órbita

de elegante quietud.

Todo es tuyo,

el mundo se disuelve en tu ojo.

 

Sutil,

paseas entre las fisuras

tu cuerpo exacto.

 

Silenciosa penetras

y te haces dueña.

 

 

________________

Eva Castañeda Barrera (México, D.F. 1981). Es Licenciada en Lengua y Literaturas Hispánicas por la Universidad Nacional Autónoma de México. Actualmente termina la Maestría en Letras en la misma Universidad. Ha publicado poemas en diversos medios electrónicos e impresos. Es asistente del consejo editorial del Periódico de Poesía, donde ha publicado poemas y reseñas, artículos y entrevistas. Además ha sido incluida en las antologías Poesía al armar (La 7 llave/Conaculta-INBA) y Canto de Sirenas. Compilación iberoamericana de poesía femenina 2010 (Cascada de palabras/Cartonera 2010) y Grito de mujer. Poesía rebelde (Cascada de Palabras/Cartonera, 2011).

Valeria Hernández estudia historia del arte. Como ilustradora se ha formado de manera autodidacta y ha colaborado en algunos medios impresos y digitales. Le gustan los hipocampos, es amante de dibujar a altas horas de la noche y tiene un blog, en el cual puedes seguir su obra: http://www.dehipocampo.blogspot.com/

 

Print Friendly

Cuadrivio, revista de literatura, política, ciencias y artes.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>