Ventanas a ninguna parte

Por  |  0 Comentarios

Javier Vicedo Alós

 

 

HOMENAJE VERTICAL

 

No hay palabra más cierta que otra.

Se aprende a callar con los años,

aunque parezca que hablemos.

 

Se nace sin palabras

y con todas las palabras rotas nos vamos.

 

Y sin embargo,

aunque vivir sea enmudecer,

existe un placer original en el silencio

que justifica todos los silencios.

 

 

DESPOSESIÓN

 

El árbol quieto en su instante de luz;

quietos los sonidos en la mano del aire

como quieta también la mirada, deshaciéndose

en la erosión pura del cielo.

 

Presentes en una oquedad,

suspendidos en aire como pluma

de un pájaro que nunca ha sido.

Nuestra voz para nada, golpe solo,

golpe contra la materia sorda del mundo.

 

A qué pensamiento atender,

a qué preocupación o insomnio

si dejaron de ser ya nuestros.

Ganamos la paz en la pérdida de todo.

 

(De Ventanas a ninguna parte)

 

 

DISTANCIAS

 

Solo una distancia es terrible: la distancia entre dos cuerpos. Esos escasos centímetros que nos separan de los bultos anónimos en las calles, las tiendas, las oficinas, los cafés o nuestra propia cama. Qué cerca su pulso y el mío, su hambre antigua y mis manos de pan, y qué lejanía sin embargo, qué tupida alambrada de aire.

 

 

JUEGOS

 

La sensibilidad es más caprichosa que cualquier niño. Se enfrasca en los juegos más tontos que uno pueda imaginarse. Ve un papelito que camina a trompicones por la calle y ahí se va, detrás de él, a buscar nada, a buscar que el tiempo se consuma mientras el mundo todo es un papelito que camina a trompicones por la calle.

 

(De La última distancia)

 

CANCIÓN SIN MOTIVO

 

 

Ahogaremos la voz en blancos días

y no habremos dicho nada.

Nuestra fuerza no es tal, el hombre es otro.

Solo hay agitación de pulmones y manos

que nada cambian, que nada construyen

–Pero persiste un ánimo,

una pequeña euforia en el techo del aire–.

Hay pájaros que cantan y se prenden en música

por el puro placer de escucharse;

igual nosotros, libres de lo eterno,

diciendo y brillando solo para nosotros.

 

 

ASÍ EL SOL

 

Será que ya no son nuestras las cosas,

o que nunca lo fueron y teníamos

–como quien guarda fe o agua entre las manos–

una forma imprudente de vivir.

 

Un alfiler de sol puntea cada

milímetro de mundo como si evidenciara

la dimensión exacta de la pérdida.

 

Ayer sabíamos poco de nosotros,

teníamos el hambre y la memoria

como garantes de un dominio sobre

el infinito de todas las cosas.

 

Basta con seguir el paso del sol:

recorre nuestro cuerpo con la misma

dureza que recorre el matorral,

la arcilla blanca

o la hormiga en el borde de la piedra.

 

Quizás nuestra única propiedad fue

la obsesiva ilusión de tener y tenernos.

 

 

HUMILDAD

 

Casi anónimos

trazos apenas

insinuaciones en un fondo con lluvia

 

¿Quién atiende lo desapercibido?

 

Tal vez el aguacero solo

 

Distancia

y lluvia

para restar dolor al mundo

 

Este será
el comienzo de una muerte sin ti

(De Fidelidad de una sombra)

 

Esto fue     ha sido    vivir en los días

en las horas más largas

¿hacia dónde se dirige?

 

Nada se esperaba de nosotros

otro cuerpo más          que cae sobre la tierra   sin hacer ruido apenas

 

y sin embargo hay restos

una tibieza en las hojas

que tras nuestro paso quedan temblando

 

Todo es una misma cosa

y ya no sabemos

 

qué podría importarnos

 

 

 

 

_____________

Javier Vicedo Alós (Castellón, España, 1985) es autor de los poemarios Fidelidad de una sombra (Pre-textos, 2015), Ventanas a ninguna parte (Pre-textos, 2010) y La última distancia (Puerta del Mar, 2010). Con sus obras poéticas ha obtenido el Premio de Poesía Joven RNE (2010) y el Premio de Poesía Bancaja de Creación (2007). También es autor de las obras teatrales Cuando caiga la nieve y Summer evening (Centro de Documentación Teatral, 2015) con la cual consiguió el Premio de Teatro Calderón de la Barca 2014. Fue residente de la Fundación Antonio Gala para jóvenes artistas. Su obra poética ha sido traducida al italiano y al francés.

Revista de crítica, creación y divulgación de la ciencia

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *