La identidad del individuo como apuesta

Por  |  0 Comentarios

Si algo distingue a la edición literaria independiente es el vivir permanentemente a contracorriente: rehusarse a escuchar los dulces cantos de la mercadotecnia y el gran público, pero no para ostentar un inútil esnobismo sino para edificar una verdadera alternativa cultural: la publicación de libros y autores de calidad que sacudan el corazón de los lectores. He aquí la carta de presentación de Jekyll & Jill, pertinaz editorial independiente española que apuesta por la calidad del catálogo y la fabricación artesanal.

 

 

Víctor Gomollón

 

Jekyll & Jill comenzó su andadura en 2011, en plena crisis del país, así que nunca he vivido la época de las «vacas gordas» de la edición, ni creo que la viva. Según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas, las cifras no son muy halagüeñas: el número de lectores ha bajado en los últimos años. El 18.3% de la población española no lee libros nunca, el 17.8% casi nunca y solo un 28.6% asegura hacerlo casi a diario.

Creo que el descenso de ventas de libros en papel respecto a años anteriores no se debe tanto al libro electrónico sino más bien a la actividad en las redes sociales, como Facebook o WhatsApp. La lectura de una novela o un ensayo requiere dedicación y atención durante largos espacios de tiempo y quizá ahora los posibles lectores están más interesados en el mensaje corto, en los chats, en los aforismos y frases chistosas y en los flashes de imágenes, y todo eso se encuentra a golpe de botón en nuestros celulares.

¿Lo considero como algo malo para la editorial? No especialmente. Mis publicaciones van dirigidas a un público más bien restringido; no puedo aspirar a tener muchos más lectores a no ser que dejara de publicar lo que me gusta y en lo que confío y optara por unas publicaciones más populares. Lamentablemente, los libros más vendidos suelen tener poco que ver con la literatura o con lo cultural. No pretendo llegar a los lectores de todos esos productos de lectura fácil y ritmo trepidante, así que las cifras globales de ventas en el país no deberían preocuparme, pues confío más en otro tipo de lector que no considera la lectura como un simple divertimento autocomplaciente o como un pasatiempo para los trayectos en tren.

Desde su inicio, Jekyll & Jill ha apostado por la literatura que trata sobre la identidad del individuo. Es lo que siempre me ha motivado como lector, así que es coherente que como editor apueste por ello.

La editorial ha sido invitada en dos ocasiones a los encuentros Talento Editorial del Hay Festival (Cartagena de Indias, 2014 y Querétaro, 2016) y en 2016 participó en el magíster en edición de la Universidad Diego Portales de Santiago de Chile.

Poco a poco, el catálogo va entrando en Latinoamérica (México, Chile, Argentina, Ecuador) y confío en que la presencia de la editorial sea mayor en los próximos años. Me ilusiona dar a conocer al público latinoamericano los escritores españoles de mi catálogo, como Gemma Pellicer (Maleza viva), Rubén Martín Giráldez (Magistral), Paco Inclán (Incertidumbre), Julio Fuertes Tarín (Fábula de Isidoro) o Álvaro Cortina Urdampilleta (Deshielo y ascensión).

Asimismo, Jekyll & Jill siempre ha confiado en la obra de autores latinoamericanos, como la ilustradora Alejandra Acosta (Chile. Del enebro y Cosmotheoros), y los escritores Sergio Chejfec (Argentina. Últimas noticias de la escritura, Teoría del ascensor), Eduardo Halfon (Guatemala) y Diego Lombardi (Argentina), estos dos últimos con obras en las que actualmente estoy trabajando y que saldrán publicadas en los primeros meses de 2017.

 

_________

Víctor Gomollón es diseñador editorial y fundador de Jekyll & Jill.

 

Revista de crítica, creación y divulgación de la ciencia

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *