Ora, lege, lege, lege, relege, labora et invenies

Leer y escribir, como la alquimia, son un acto de magia, una invención. La escritora Angelina Muñiz-Huberman narra su iniciación en estas bellas artes.