Thursday, 2nd October 2014

Futbol versus pambol

Publicado el 11. dic, 2011 por en Cuadrivio proteico

Podría llegar a ser un lugar común hablar del futbol como un gusto para gente, como dice la clásica generalización de Eco, integrada. Aún existen muchos ataques que provienen de apocalípticos que se refieren al futbol como un gusto para las masas y clases medias y bajas. Aquí, Leonard H. Waldman nos muestra más del arte futbolístico, similar al acto mismo de la vida.

Leonard H. Waldman

En México mucha gente tiene una concepción baja del futbol. ¿En qué sentido? Se habla del «pambol» que se juega en las calles y en el llano, y a la que a la gente va a darse sus baños de pueblo o porque es algo que le corresponde a la clase media o media baja. No estoy diciendo que todo mundo lo ve así, obviamente hay un sector considerable de la población que sabe que va un poco más allá de eso. Sin embargo, a alguien a quien no le gusta el futbol –como a muchos nos apasiona– tal vez no entienda ese amor por una camiseta o el hecho de que una discusión sobre el deporte no es una discusión trivial y poco intelectual. En algunos países el futbol es concebido de manera diferente. A pesar de que se sabe que es una pasión que a muchos les cuesta entender, es un tema de discusión que conlleva un análisis profundo y un conocimiento mayor que el ver un partido aislado y gritar gol. El futbol, como lo pensamos algunos, debe ser discutido de la misma manera que debe ser discutido el arte.

¿Me podría entender alguien a quien yo le diga que Juan Román Riquelme es un artista? Si es un apasionado ferviente del futbol coincidirá conmigo, pero alguien a quien no le gusta el futbol o lo ve sólo de vez en cuando podría pensar que estoy completamente loco. ¿Y si le digo que lo que hace no está muy lejano de lo que hace un pintor?, ¿me tomará en serio? Le puedo decir que la cancha es su lienzo, su pierna derecha es la brocha y el balón la pintura, y va dibujando, creando, pintando dentro de la cancha; finalmente lo que hace también es con un fin estético. Probablemente todavía me toman por un loco que quiere buscar algo donde no hay.

Cualquiera que haya tomado un balón e intentado jugar futbol, o que lo haya jugado, sabe lo difícil que es hacer lo que hacen algunos jugadores con la pelota. Esperar el momento justo para soltar el balón, golpearlo (o acariciarlo) con la fuerza suficiente para que no te desprendan de él y que el equipo mantenga la posesión; lograr pasarlo por arriba de la barrera en un tiro libre sin que se vaya más arriba o hacia afuera de la portería, pero lo suficientemente alto para que el portero no lo alcance; defender con la paciencia justa y leer las jugadas desde antes de que sucedan para poder llegar antes al balón; y, además estar preparado físicamente para poder mantener el ritmo durante 90 o más minutos, no es algo que cualquiera pueda hacer. Al igual que en la vida del artista se requiere de una preparación larga, golpes, experiencia y talento. ¿Quién me puede negar, entonces, que lo que hace Juan Román Riquelme o lo que hacía Eric Cantona son diferentes a lo que hace un artista?

En otros deportes pasa lo mismo, y no sólo en términos de los jugadores que ejecutan las jugadas y se desgastan físicamente, sino también en la preparación de los partidos. El futbol americano, hockey, basquetbol, todos tienen gente analizándolos y estudiándolos partido a partido. La táctica que se debe utilizar de acuerdo con un sistema que se construye con base en los jugadores con los que se dispone, cómo se construye un equipo a lo largo de una temporada con eso en mente y las decisiones que se toman a partir de todo lo anterior. Decisiones bajo presión, justo como en la vida.

¿Por qué no sería motivo de discusión, análisis profundo y estudio el futbol? Por supuesto que lo es. ¿Por qué no sería discutido como un arte si su estudio requiere de conocimiento? Claro, uno puede ver un partido esperando nada más que alguien gane o pierda, pero las razones por las que hay equipos que hacen historia, las razones por las que se ganan partidos y campeonatos, y por las que se hacen tantas polémicas en el futbol es por algo mucho mayor. Uno puede estudiar un sistema de acuerdo con los jugadores y el acomodo que les da el técnico en la cancha, los refuerzos que tienen y si las decisiones y proyectos son lo mejor para el equipo o no. Para eso se debe conocer qué características tiene cada jugador, si todos juntos son funcionales dentro de un esquema, qué variantes se pueden añadir y cómo se trabaja en entrenamientos para que se entienda una idea completa de cómo se va a jugar futbol. Es decir que la tarea de cada técnico y su equipo de trabajo consiste en analizar todos esos aspectos y hacerlos funcionar. ¿Algo que cualquiera puede hacer? Difícilmente.

El futbol se podría discutir de la misma manera en que se discute un libro o una pintura. Los personajes, la trama, el argumento, el giro inesperado en la historia o, en cualquier caso, la falta de ese momento de magia. Se discuten las decisiones, los errores, la polémica, el pasado y el futuro. Es mucho más que 22 locos persiguiendo un balón. El futbol, como lo concebimos algunos, se puede «intelectualizar», y ¿por qué no? Ya que uno se adentra en estudio encuentra que hay historia, personajes históricos que cambiaron el juego, escuelas de pensamiento, rivalidades, pasión, amor, traición y, por sobre todas las cosas, arte.

Como dijo alguna vez Diego Latorre: «¿Quién dice que el futbol no se parece a la vida?»

________

Leonard H. Waldman (ciudad de México, 1990). Es amante del futbol, especialmente el inglés desde los cuatro años, por la influencia de su padre. Fundador y columnista del blog online «Trequartistai», además de contribuir en la web británica «Bagsy Not In».

 

Print Friendly

Tags: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

32.115 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>