Tuesday, 29th July 2014

Multidisciplinario: el que mucho abarca, mucho aprieta

Publicado el 24. jul, 2011 por en Ciencias

En nuestros días, el afán por la especialización empuja tanto y a veces más fuerte que la pasión o la curiosidad por el sinnúmero de ideas, actividades y fenómenos a nuestro alrededor. Resulta que la especialización excesiva, la dedicación total a uno u otro tema, trabajo o disciplina no sólo empobrece nuestra apreciación del mundo: también debilita nuestra salud. Como recomienda Sofía Flores en este breve artículo, tal vez deberíamos seguir el ejemplo de Da Vinci, Galileo Galilei o Newton, y ser un poco más multidisciplinarios.

Sofía Flores

Siempre escuchamos que el ritmo de vida actual no es el apropiado para que desempeñemos actividades de nuestro agrado y, que por el contrario, nos mantiene atados a una sola. De la misma manera, escuchamos que es importante realizar diversas acciones, diferentes a las cotidianas, dado que así se mantiene una flexibilidad y salud cerebral.

En el pasado, los investigadores se destacaban por ser multidisciplinarios. Practicaban medicina, botánica, pintura y música mientras construían algún artefacto de ingeniería, por ejemplo. Los científicos de otros siglos en realidad se destacaban en muchos campos, por lo que además de darles este título podemos llamarlos también artistas.

Comenzamos la lista con Leonardo da Vinci (1452-1519) quien es altamente reconocido por sus múltiples facetas pues fue pintor, escultor, arquitecto, músico, científico, matemático, ingeniero, anatomista, geólogo, cartógrafo, botánico y escritor. Su genialidad tiene la misma firma para todos los campos donde realizó hazaña alguna y por tal razón es considerado uno de los más grandes genios de la historia. La Mona Lisa es la pintura más emblemática de este personaje, por toda la complejidad que representa, y al mismo tiempo por la aparente simpleza. Se especula que sus cuadros están llenos de «pistas» o de mensajes ocultos debido a los cálculos matemáticos que contienen, así como los paisajes o las posturas de los personajes, que hasta ahora han resultado imposibles de descifrar. Sus notas de filosofía natural, que incluyen dibujos, son amplísimos pues suman 13 mil; de ellas se destaca la forma en la que están escritas, debido a que para leerlas, sólo es posible hacerlo mediante la ayuda de un espejo, en tanto que están escritos al revés con el fin de que sus ideas no fueran plagiadas.

La forma en que da Vinci experimentaba no se puede comparar con la de otros personajes, ya que se caracteriza por un método científico claro, además de que sus teorías e hipótesis integraban las artes, lo cual es ampliamente notorio en sus cuadros[1]. De anatomía, se distinguen 200 páginas de dibujos de cuerpos que le eran permitidos disecar. A partir de esto, realizó estudios de la mecánica de los huesos y músculos humanos para aplicarlos posteriormente a estudios de biomecánica. Sus trabajos sirvieron para la llevarlos a la práctica, permitiéndole inventar instrumentos musicales, bombas hidráulicas, cañones, puentes, prototipos de helicópteros, etcétera. La genialidad de este hombre continúa sorprendiéndonos, pero sobre todo, porque no existe un solo campo donde se destaque, haciendo imposible colocarlo en alguna corriente de estudio.

Siguiendo con los ejemplos, otro personaje relevante para la humanidad fue Galileo Galilei (1564-1642) quien fue un físico, matemático, astrónomo y filósofo reconocido por su revolución científica al demostrar la teoría de que la Tierra no era el centro del universo, sino el Sol, apoyando así la teoría de Copérnico. Con la perfección del telescopio, permitió cambiar la forma en que el universo y hasta la raza humana eran vistos. Es considerado padre de la astronomía observacional moderna[2], de la física moderna, de la ciencia[3] y de la ciencia moderna pues como dice Stephen Hawking (1942-  ):

>Galileo, probablemente más que otra persona, fue responsable del nacimiento de la ciencia moderna. Postuló la idea del Movimiento uniformemente acelerado, posteriormente retomado por Newton. Descubrió numerosas lunas, las fases de Venus, además de que, con la teoría, aplicó su trabajo en ciencia y tecnología al inventar o mejorar artillería militar y otros instrumentos. Generó contribuciones originales a la ciencia del movimiento, además de innovar en experimentos y metodología, pues estuvo consciente de que las leyes de la naturaleza están regidas por las matemáticas.[4]

Tal es el legado y la importancia de su trabajo a partir del cual la Iglesia lo condenó y lo hizo acreedor de que sus obras formaran parte del índice de libros prohibidos. No fue hasta 1992, tres siglos después de su condena, cuando el Papa Juan Pablo II le retiró toda culpabilidad en su contra.

Isaac Newton (1643-1727) fue otro personaje emblemático para la historia de la humanidad. Científico inglés reconocido por su trabajo Philosophiae Naturalis Principia Mathematica (1687), uno de los libros científicos más importantes que contempla el fundamento para la mecánica y describe la Gravitación universal y las Tres leyes del movimiento, posturas que dominaron la visión científica por los siguientes tres siglos y que continúan siendo piedra angular en la física. Este hombre, además de físico y matemático, fue astrónomo, filósofo naturalista, alquimista y teólogo. Construyó el primer telescopio de reflexión y desarrolló la Teoría del color por la descomposición de la luz blanca al paso de un prisma. Desarrolló el cálculo diferencial e integral que actualmente es utilizado para resolver desde problemas científicos hasta económicos y/o políticos, y demostró el Teorema binomial de gran importancia para el álgebra, entre otros desarrollos matemáticos fundamentales para el desarrollo de la ciencia. Además de esto, fue cristiano ortodoxo y se sabe que realizó más trabajos religiosos que científicos.

Éstos son sólo algunos ejemplos de los personajes más destacados de toda la historia de la humanidad, pero la lista continúa. Carolus Linnaeus (1707-1778) fue botánico, físico y zoólogo, conocido por implementar el Esquema moderno de nomenclatura binomial, importante para nombrar a todas las especies del planeta. Johann Goethe (1749-1832) fue escritor, pintor, biólogo y físico teórico, pero es altamente recordado por ser uno de los escritores alemanes más importantes del la historia. J. C. Friedrich von Schiller (1759-1805) fue poeta, filósofo, historiador y escritor de obras de teatro alemán, destacado por su obra Los bandidos (1781). Marie Curie (1867-1934) fue química y física, reconocida por su investigación en la radioactivdad y es la primera persona en ganar dos premios Nobel. Linus Pauling (1901-1994) destacado por su trabajo en química cuántica y biología molecular, fue bioquímico, educador, escritor y activista. Gabino Barreda (1818-1881) fue un médico, filósofo y político mexicano, importante por la introducción del método científico al país, además de ser el primer director de la Escuela Nacional Preparatoria. Albert Einstein (1879-1955) fue un físico alemán que, además de postular la Teoría de la relatividad, era un músico brillante.

La lista de personajes de renombre internacional puede continuar, pero lo importante a destacar es que no podemos permitir que el ritmo de vida actual nos absorba. Parte de la grandeza de estos ejemplos radica en que tuvieron la posibilidad de desarrollarse en diferentes ámbitos. Es comprensible que en otros siglos esto fuera posible debido a que el grado de especialización no era el mismo con el que contamos hoy en día, además de que la sociedad en general no presentaba los retos que tiene ahora; sin embargo, por salud cerebral, el desarrollo de actividades diversas es fundamental.

Durante etapas estresantes, el organismo secreta hormonas y sustancias que, en exceso, pueden causar problemas fisiológicos. El estrés durante periodos prolongados afecta el sistema cardiovascular porque incrementa la presión sanguínea y envejece nuestras arterias, además de que se inhibe al sistema inmune, promoviendo el riesgo de adquirir infecciones. Sumado a esto, se pueden presentar muchas afecciones. Por tanto, es necesario realizar actividades que salgan de lo cotidiano y que nos permitan mantener una actividad cerebral óptima, pues a partir de esto, se tendrá una salud general.

NOTAS


[1] Fritjof Capra, The Science of Leonardo; Inside the Mind of the Genius of the Renaissance, NY, Doubleday, 2007.

[2] Charles Singer, A Short History of Science to the Nineteenth Century, Clarendon Press, 1941, p. 217.

[3] Manfred Weidhorn, The Person of the Millennium: The Unique Impact of Galileo on World History, iUniverse, 2005, pp. 155.

[4] Stephen Hawking, Galileo and the Birth of Modern Science, American Heritage´s Invention & Technology, vol. 24, no. 1, 2009, p. 36.

_______________

Sofía Flores (1990, Ciudad de México) es estudiante de Biología por parte de la Facultad de Ciencias de la UNAM.  Fan de los organismos genéticamente modificados, y si son fluorescentes, qué mejor. Los datos curiosos están muy lejos de ser chismes, pero los dos son leídos sin discriminación. Decidida a que el mundo sería diferente si todos los seres humanos fueran biólogos, y sí, nada tiene sentido si no es a la luz de la evolución. ¡Ah! y la paz mundial.

Tags: , ,

4 comments on “Multidisciplinario: el que mucho abarca, mucho aprieta

  1. FREDY MANUEL RAMOS ZARATE on said:

    Me gusta la página, felicidades por darnos la oportunidad a la gente que nos gusta leer y tener información muy importante.

  2. Ximena Icaria on said:

    El artículo me ha parecido muy interesante y concuerdo con contigo en muchas cosas :) pero desde mi punto de vista, creo que la especialización no está peleada con la multidisciplinariedad :O y me parece un poquito peligroso contraponerlos, porque para mí ser multidisciplinario es nutrirse de otras áreas y perspectivas y trabajar CONJUNTAMENTE en búsqueda de UNA misma meta (basta ya de pensar en la ciencia como un conocimiento individualista! la ciencia es un conocimiento co-lec-ti-vo! hecho por todos y para todos!).

    Supongo que el punto era más en el sentido de ampliar nuestra cultura, de no ensimismarnos en una sola cosa… de romper con los prejuicios de que las ciencias y las humanidades son opuestas o que están peleadas (por ejemplo). Y en ese sentido, tienes mi apoyo absoluto: todos debemos saber, aunque sea poco (porque es la verdad, para saber mucho de todo, tendríamos que ser vampiros!) tanto los “científicos” de arte, como los “artístas” de ciencia :D (los pongo entre comillas porque ya sabes que yo pienso que la ciencia y el arte son formas de pensar y ver el mundo, así como de pensarse a sí mismo y de vivir).
    Y yo con eso me quedo :) con que la gente se cultive y deje de ver tele!! que lea libros de filosofía, literatura, biología, psicología, sociología, política… etc, y con que se asuman como productores activos de conocimiento y de arte, a ver si así podemos mejorar todos un poquito nuestro presente… que de nuestro futuro nos encargaremos más tarde ;)

  3. Toda la razón en la actualidad uno tiene que especializarse hasta llegar a un doctorado, pero es horrible, porque sólo vez una dimensión y no todas, une ejemplo siempre se critica que los biológos se preocupan por el ambiente pero no ven las necesidades de la población como un sociológo. Recuerdo que una vez un profesor me dijo ya los naturalistas no existen ahora somos cientificos y tienes que especializarte, sólo una cosa y tienes que elegir.

  4. Es muy cierto Sofía. Se está tendiendo a una sobre-especialización que lejos de favorecer la aplicación de aquello que se estudia, la limita debido a la corta visión al enajenarse con un tópico y una actividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

29.171 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>