Friday, 29th August 2014

El Boomeran(g). Arborescencia literaria

Publicado el 03. nov, 2010 por en Revistas, Zoo

Miguel A. Cabrera «Sómacles»

Orfeón I.- José subió las escaleras crujientes de su casa. Se detuvo en el último escalón y miró con reciedumbre el final del estrecho pasillo por donde, con ligereza, un ventanal dejaba pasar los rayos tamizados del sol. La iluminación era de estática melancolía y al fondo, una puerta entreabierta de tonos ocres y acabado leñoso permitía que la cascada solar pasara como una fracción inquieta de luna. Vestía traje negro de buen paño y lentes de concha de carey. Los faldones de su saco estaban ligeramente arrugados. Por las bocamangas se asomaban un par de vuelillos desgastados que, pese a la formalidad, le daban un aire de sencillez y preclara inteligencia. Al sentarse enfrente del ordenador, su mente recorría las palabras y experiencias de los días anteriores. Cuando pensaba en una nueva idea, la anotaba en pequeñas hojas como pergaminos que guardaba con completa diligencia en un cartapacio rebosante de papelajos, pequeños florilegios y espontáneos mantras que de vez en vez evacuaba de su inspiración. Su constante partenaire era la literatura, la pluma su infinito cómplice.

Orfeón II.- Un libro es como un lienzo, en él se puede hallar cualquier necesidad. A su vez, siempre he tenido por cierta la filosofía deleuziana que atribuye a cada idea con un deseo, correspondencia onírica que trenza juegos e imaginación. Sobre ello, el genial y polémico Ernst Jünger propondrá su propia actividad lúdica, a saber, el Mantrana, que, en sus palabras, define como «un dominó en la superficie y el espacio». Las piezas serán las máximas o epigramas que la experiencia proporcione y las reglas serán las de un agenciamiento que crezca en lateralidades.

Las fichas se mezclan y se extienden una tras otra. Éste es el trazo o fijación. Se realiza por medio de avisos sucesivos. Los participantes no tienen necesariamente que aprobar el contenido de las fichas. Representan un punto de partida y sólo debe suscitar una reacción. Los jugadores pueden completar o continuar el trazo con inserciones. De esta forma, el dominó se extiende en ramificaciones a lo largo de la superficie. Mientras más jugadores haya, más inserciones se presentarán y mayor espacio se podrá cubrir. De la misma manera, los motivos mostrarán su fuerza de atracción.

Nacen de este modo esferas que insinúan su estilo vanguardista; geométricamente, el volumen de dicho espacio encarnará a la literatura, el radio de ideas determinará su alcance y, finalmente, dependerá del escritor esbozar esa silueta artística que en el fondo de su intimidad se revela como partícipe de una tradición clásica: la pluma que vuela. Pintar cuadros literarios, ésa es la semilla que el agua de la colaboración múltiple procurará con sus eximios trazos.

Orfeón III.- El boomeran(g) es precisamente la ejemplificación perfecta de ese juego, de ese libro online que se escribe en multiplicidades. Cada escritor, detrás del brillo de su ordenador propone nuevas fichas, nuevas ideas literarias y paremias que se enlazan con otras tantas. Su menú es variado, se conforma principalmente de blogs siendo la página misma uno enorme y sustancioso. No pasan desapercibidas las recomendaciones de libros en el Escaparate de novedades, sección en la que se publican fragmentos de obras que están por aparecer, las invitaciones a consultar textos de publicaciones como Granta o Revista de Libros, la sugerente variedad que invita a embeberse del audio y del video culturales como aquellas entrevistas multimedia a Paul Auster, Umberto Eco o Julian Barnes, así como la posibilidad de practicar el arte de la opinión al acercarnos a comentar las bitácoras.

De entre los tantos jugadores que, con su estrategia nos seducen, encontramos las personalidades de Vicente Verdú, premio Anagrama de Ensayo 2006; Clara Sánchez, premio Alfaguara de Novela 2000; Patricio Pron, premio Juan Rulfo de Relato 2004; Víctor Gómez Pin, fundador del Congreso Internacional de Ontología y premio Espasa de Ensayo; Sergio Ramírez, Premio Internacional Dashiel Hammett de Novela; Rafael Argullol, Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica y reputado ensayista, entre otros. También, evocando su obra creativa que, ahora se decolora en nuestro recuerdo, es preciso hacer mención del finado José Saramago pues solía colaborar con nuevos mantras y fichas diversas.

En fin, El boomeran(g) configura un zoológico creativo donde la actualidad y la historia nos permiten, como diría Vargas Llosa, olisquear con placer desde las babuchas, disfrutar de deliciosos entremeses y pitanzas en el espacio arborescente de su mesón literario. Queda sugerido que el postrer movimiento de este juego es incierto, sus turnos, escondidos y traviesos, nos esperan detrás de las murallas de la reflexión y la fantasía.

Orfeón IV.- El espacio es como frase a duermevela, desgravita con silencios infinitos y baños de oscuridad iluminada. Por la mirada impertérrita se escapan las neuronas, crecen y se estiran las semillas, caen los árboles del techo de la tierra. Yo bebo de los odres de tu alma, beso los ojos de la histeria, escribo los guijarros de las urnas, ¿puedes entenderme? En el Mantrana, los resquicios como la memoria, puntos endiosados y vetustos, mediocres y mal apersonados, giran con la manta sobre el fuego, pira negra que en la base se desnuda y se apetece a los humanos en la piel. Y la pluma como sangre blanquecina, como pliego que desdobla a la bondad y exhala. Somos una línea, caen las escarolas que detienen a los tallos a las rosas. De mí nace un fractal, geranios y frescuras deliciosas, divanes con mullidas letras, muselinas perversiones. La letra surge de la tripolina del legajo que subsume a la sensualidad en sus pechos cadenciosos. Garabatea en los muslos blancos, en el bosque. En este mundo que me hala y me respira busco, lo indiviso, resucitan las mansardas y crecen las palabras. En mi mente te transpiro.

_____________

Miguel Cabrera (Ciudad de México, 1988) es estudiante de la licenciatura Economía y Matemáticas Aplicadas en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). Pertenece al consejo editorial de Cuadrivio.

Tags: ,

One comment on “El Boomeran(g). Arborescencia literaria

  1. Me hubiera gustado que nos hablara más del Mantrana y menos del blog. Bonita reseña, gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

30.372 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>